¿Sabías que hacer ejercicio puede mejorar la memoria, la atención, el estado de ánimo y la capacidad de razonamiento?

Un estudio realizado por la Universidad de Illinois (Chicago, EEUU), demostró que los niños que realizan actividad física de manera regular, presentan mejoras en la “inhibición atencional”, que es la capacidad de bloquear la información irrelevante y concentrarse en tareas específicas. Además, puede mejorar la capacidad para alternar entre diferentes tareas cognitivas.

(Ver estudio haciendo click aquí)

Otro estudio publicado en la US National Library of Medicine, National Institutes of Health (The National Center for Biotechnology Information – NCBI) demostró que los ejercicios de resistencia y la actividad física aeróbica, pueden mejorar la memoria espacial y la memoria verbal en adultos.

(Ver estudio haciendo click aquí)

Además, otro estudio publicado también en la US National Library of Medicine, National Institutes of Health (The National Center for Biotechnology Information – NCBI), demostró que el entrenamiento con pesas puede evitar el deterioro de la sustancia blanca del cerebro, la cual se encuentra en los tejidos más profundos de éste,  protegiendo a las fibras nerviosas de lesiones y mejorando la velocidad y la transmisión de las señales eléctricas de los nervios.

(Ver estudio haciendo click aquí y aquí)

Adicional, otro estudio realizado por la Universidad de Kansas (Kansas, EEUU), concluyó que caminar rápidamente durante 20 ó 25 minutos varias veces a la semana (150 minutos semanales) puede evitar el deterioro cognitivo que ocurre naturalmente a los adultos con el paso de los años.

(Ver estudio haciendo click aquí)

Por último, pero no menos importante, es fundamental recalcar la relevancia del ejercicio sobre nuestro estado de ánimo. Un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard concluyó que caminar rápido durante unos 35 minutos al día 5 veces a la semana o 60 minutos al día, 3 veces a la semana, puede mejorar el estado de ánimo en las personas con depresión leve a moderada  También puede jugar un papel de apoyo en el tratamiento de la depresión severa. El mismo estudio sugiere que para aquellos que necesiten o deseen evitar los antidepresivos, el ejercicio podría ser un sustituto aceptable para los mismos. Esto se debe a que el ejercicio mejora la acción de las endorfinas, sustancias químicas que circulan por todo el cuerpo, las cuales mejoran a inmunidad natural, reducen la percepción del dolor y mejoran el estado de ánimo. Otra teoría es que el ejercicio estimula el neurotransmisor norepinefrina, lo que puede mejorar directamente el estado de ánimo.

Además de levantar su estado de ánimo, el ejercicio regular ofrece beneficios para la salud, como la reducción de la presión arterial, la protección contra las enfermedades cardíacas y el cáncer, y el aumento de la autoestima.

(Ver artículo haciendo click aquí)

Otras fuentes: