¿Para qué engañarnos? si sabemos que todos hemos pasado por esto alguna vez, unas horas después de haber comido frijoles o lentejas..

La buena noticia es que tiene solución!

.

Quizás para algunos sea noticia vieja y para otros la solución del momento!

.

Aunque muchos le temen, no sé por qué, en realidad he escuchado millones de comentarios no acertados de que”engordan”.. 

Déjenme decirles que pueden ser tan buenos como el arroz integral, el camote o la quinoa, y lo mejor es que no son caros!!!

Los granos/ menestras/ leguminosas son una excelente fuente de proteínas, pueden aportar hasta 15 gramos por taza.

Además son una buenísima fuente de fibra y carbohidratos complejos (de absorción lenta), ideales para mantener nuestros niveles de colesterol y glicemia nivelados y evitar picos de insulina (y por ende ansiedad descontrolada a deshoras).

Para hacer este procedimiento solo necesitarás:

  • Los frijoles o lentejas que quieras preparar
  • Agua
  • 1/2 cucharada de bicarbonato de sodio (baking soda)
  • 1 recipiente hondo

Procedimiento:

• Colocas los frijoles en el bowl y agregas agua cubriéndolos completamente.

• Agregas la 1/2 cucharada de bicarbonato y revuelves para incorporarlo bien a toda el agua.

• Dejas remojando por un mínimo de 8 horas.

• El bicarbonato ayudará a extraer los azúcares complejos de las legumbres y reducirá la cantidad de gas que provocan. (Utiliza bastante agua para cubrir por completo los frijoles.)

• Se formará una capa en la parte superior del agua (tipo espuma)

• Desecha esta agua y lava bien con agua limpia los frijoles en un colador.

• Puedes repetir el procedimiento o simplemente proceder a cocinarlos de manera regular.

.

.

Problema resuelto!!