La mayoría de nosotros crecimos consumiendo alimentos que contenían una sustancia que hoy está considerada un ingrediente perjudicial para la salud: los ácidos grasos trans, o grasas trans.

Es en 2006 cuando los expertos comenzaron a crear conciencia en los consumidores sobre los riesgos de su consumo.

Existen diferentes tipos de grasas, las grasas buenas (mono-insaturadas y poli-insaturadas) y las grasas perjudiciales para nuestra salud (saturadas y trans ó hidrogenadas)

Las grasas trans son un tipo de grasa vegetal que al ser sometida a procesos industriales de hidrogenación se transforma del estado líquido al sólido.

¿Para qué se utilizan?

Estos compuestos no tienen ningún valor nutritivo, pero la industria alimentaria las utiliza para extender el tiempo de caducidad de un producto y se encuentran principalmente en la comida rápida, los alimentos fritos, la margarina, los productos de pastelería y las galletas. El uso de los ácidos grasos trans prolonga la duración del producto ya que retrasa la oxidación de la grasa y no modifica el color, la textura o el sabor del mismo.

¿Cuáles son sus efectos negativos?

Los estudios han revelado que, al igual que las grasas saturadas, incrementan los niveles colesterol malo (LDL), el cual está vinculado al desarrollo de depósitos de grasa en las arterias que resulta en un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, sobrepeso y obesidad. 

También se han hecho estudios acerca de que el desarrollo fetal y el crecimiento postnatal pueden retrasarse debido al paso de ácidos grasos trans a través de la placenta. 

Recomendaciones máximas sugeridas

La Asociación Americana del Corazón, recomienda una ingesta de grasas trans inferior al 1% del total de calorías consumidas diariamente. Consideran que no debe consumirse más de 2 gramos de estas grasas en una dieta de 2000 calorías diarias.

¿Qué alimentos específicamente lo contienen?

27 Mar 2008, Garnerville, New York, USA --- Assorted Junk Food --- Image by © Envision/Corbis

27 Mar 2008, Garnerville, New York, USA — Assorted Junk Food — Image by © Envision/Corbis

  • Galletas dulces (chocolates, golosinas)

  • Dulces congelados.

  • Doughnuts (donas).

  • Helados

  • Palomitas de maíz (popcorn) comerciales para microondas.

  • Pizzas y comidas listas congeladas.

  • Mantecas vegetales y margarinas.

  • Cremas para café (Cremora / Coffee creamer / Coffee  Mate)

  • Glaseados para pastele o cupcakes.

  • Doritos, cheetos y similares.