El cigarrillo tiene alrededor de 3000 sustancias químicas, que afectan nuestra salud y la función de nuestros pulmones. A continuación algunas de ellas en la imagen y sus efectos o usos:

componentes-cigarrillo

Cuando la inhalación es profunda y prolongada se puede retener hasta el 90 % de los componentes del humo.

La nicotina y el alquitrán son las sustancias más nocivas, la primera es un poderoso estimulante, le da sabor y está entre las drogas que crea más adicción junto a la heroína, cafeína, etc.

El humo del cigarrillo tiene 2 fases, bien definidas, una que se debe al alquitrán, tiene partículas sólidas, que es retenido por un filtro en un 99 % y la fase gaseosa, que es la que penetra en los pulmones y atraviesa el filtro. 

Son varios los efectos nocivos sobre el organismo, el alquitrán destruye los miles de alvéolos pulmonares que son los que extraen el oxígeno del aire y esta destrucción produce enfisema pulmonar, enfermedad crónica e inclusive cáncer de pulmón.

Se estima que el fumador reduce su expectativa de vida entre 5 y 8 años. 

Las sustancias químicas del cigarrillo, producen alteraciones a nivel de las arterias coronarias (corazón) y de otras partes del cuerpo, como cerebro y arterias en general (extremidades).

La nicotina aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial, generando mayor consumo de oxígeno, para el músculo cardíaco que tiene que esforzarse.

 

 Efectos en el desempeño deportivo

Según estudios de la Clínica de Cleveland, (Ohio, Estados Unidos), informaron que las personas que fuman, tienen menos fuerza muscular y flexibilidad, y reciben menos beneficios del entrenamiento físico. 

Además…

  • El cuerpo humano requiere sangre rica en oxígeno para que todos los sistemas de energía funcionen. El rendimiento deportivo se ve perjudicado si los niveles de oxígeno en la sangre han disminuido drásticamente porque el monóxido de carbono del tabaco se absorbe rápidamente en la sangre.
  • La inhalación de humo resulta en la inflamación crónica de las mucosas. La resistencia de las vías respiratorias a la inhalación de tabaco, no permite que el aire suficiente se mueva dentro y fuera de los pulmones. El alquitrán en el humo aumenta la resistencia dichas vías, pues recubre los pulmones y disminuye la elasticidad de los sacos aéreos (alvéolos pulmonares).
  • Tiene un efecto negativo sobre el mecanismo de limpieza de los pulmones y permite que los contaminantes permanezcan en la vía aérea. Esto hace que el atleta tosa y reduzca el rendimiento deportivo. 
  • Las arterias del corazón se deterioran y se engrosan, debido a la acumulación de sustancias químicas y placa para los atletas que fuman. Estos depósitos bloquean el flujo de sangre por las arterias. Las arterias del atleta que fuma son muy estrechadas, y el suministro de sangre al corazón se reduce considerablemente durante la actividad física, reduciendo el rendimiento deportivo.
  • El corazón debe trabajar más para compensar la falta de oxígeno de la sangre llegando a los músculos. La nicotina en el tabaco actúa como un estimulante que aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial. El efecto combinado pone al atleta fumador en riesgo de un ataque al corazón.
  • Fumar también tiene efectos negativos en los huesos y las articulaciones, haciendo que el atleta fumador sea más susceptibles a las lesiones relacionadas con deportes

 

Sé que es difícil que dejar el vicio de fumar. He estado en convivencia con personas cercanas que han dejado de fumar y les ha costado muchísimo, pero lo han logrado. Hoy en día sus vidas son mucho más productivas; no dependen del cigarrillo para liberar el estrés, no tienen problemas de mal aliento, gingivitis (inflamación en las encías), falta de rendimiento al realizar actividad física, ni ansiedad.

Me siento muy orgullosa de esas personas que conozco, y han logrado vencer este mal hábito. ¡Que sea difícil no significa que no se pueda!