IMG_0039

Aunque muchos no lo sepan, el agua de coco/ pipa tiene increíbles propiedades. 

El agua de coco tiene menos calorías, menos sodio y más potasio que la mayoría de las bebidas deportivas y es una excelente bebida tanto para deportistas como para no deportistas.

Lograr el equilibrio adecuado de electrolitos (sodio, potasio, magnesio, calcio, etc.) repondrá tu energía y te ayudará a bajar la presión arterial y a reparar el músculo después de tu entrenamiento.

El agua de coco se obtiene del centro de los cocos verdes y jóvenes. A diferencia de la leche de coco y la carne del coco, no es alta en grasa.

Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas consideraciones al comprar el agua de coco embotellada o enlatada; para obtener todos los beneficios sin ser engañados por una publicidad falsa:

  • Revisa las etiquetas nutricionales para asegurarte de que no hay azúcares añadidos (ver lista de ingredientes y mirar que no tenga azúcar, jarabe de maíz alto en fructosa, sacarosa, fructosa, etc)
  • Elije un agua de coco que no esté saborizada con ningún sabor artificial (sabores de frutas artificiales)

¡No te dejes engañar porque diga 100% natural! Verifica que esto sea cierto mirando su información nutricional.

También es súper buena para los días que vamos a la playa, ya que la exposición frecuente al sol, hace que perdamos electrolitos a través del sudor.

Las bebidas isotónicas deportivas fueron diseñadas para atletas de alto rendimiento, no para una persona regular que hace 1-2 horas de ejercicio diariamente. Están cargadas de azúcar, químicos y sodio; son altas en calorías y su exceso contribuye al aumento de tu grasa corporal, predisponiéndote a enfermedades como la diabetes o la hipertensión arterial. 

Cuando tienes un entrenamiento regular (ejercicios de fuerza + ejercicio cardiovascular) no necesitas tomar estas bebidas para “reponerte o hidratarte“ necesitas un buen plato de comida saludable que incluya agua + proteínas + carbohidratos.